PrincipalLos inicios · Salto a aficionados · Olarra y la Vuelta a Álava · El despegue · Pro en Kaiku · Ciclocross

 

Pese a aquella desilusión, no se me pasó por la cabeza colgar la bici. Había sido el primer año en el que había andado con  los mejores y debía darme otra oportunidad. Lo malo es que en aquel 2003 las cosas no salieron como esperaba. Creo que anduve más que el año anterior, pero al contrario que en aquel, en este las victorias no llegaron. Marchaba muy bien pero, a pesar de que fui más regular –hice 4º en el Torneo Euskaldun-, no remataba con triunfos.

A partir de verano, ya se empezó a hablar de que Euskaltel no pasaría a alaveses por el tema de que la Diputación no ayudaba… aunque luego sí que pasaron a Koldo Fernández de Larrea. Me convocaron a una reunión y me explicaron que en su opinión, y con mi edad, debería dejar la bici porque ellos no podían darme una oportunidad. Me molestó, más que el que no me pasaran, el que no fueran claros conmigo, porque supongo que esa idea ya la tenían el año anterior. Pese a que la cosa no acabó bien, a Xabier Artetxe le estoy agradecido porque fue el primer director que realmente confió en mí.

Ese fue mi peor momento en el ciclismo. Te desilusionas mucho, porque sientes una gran impotencia. El estar en un filial te abre la puerta del equipo profesional, pero te cierra el resto. Recuerdo que en una Vuelta a España, fui con mi tío a hablar con Belda, y cuando se acercó Gorospe, le dijo que me tenía que coger porque era un corredor combativo, de los que le gustaban. Belda le respondió lo lógico: que si era tan bueno porque no me fichaba él.

11larrinaga
Ganando en Llodio en 2004, mi única victoria con el maillot del Caja Rural. Lo celebré con rabia porque lo había buscado con insistencia.

Pasada la desilusión del primer momento, eso me dio más rabia para demostrar que se habían equivocado conmigo. Estudié muy bien a qué equipo marcharme. El hermano de mi novia, Eneko Martínez, había corrido en Caja Rural y siempre me había hablado muy bien de Óscar Guerrero. Le llamé y llegamos enseguida a un acuerdo. Poco después, Joseba Beloki me llamó para pedirme el palmarés. Iba a intentar llevarme con él a La Boulangère. Aunque luego la cosa no fructificó, fue un detalle que nunca olvidaré por tratarse de quién es y, además, sin habérselo pedido yo.

Estaba claro que 2004 era mi última campaña en amateurs, y la planteé de manera totalmente distinta. Cambié de preparador e hicimos un principio de año tranquilísimo. Había veces que hacía entrenamientos de fondo a 25 kilómetros por hora. Reconozco que en ocasiones dudé del método, pero a partir de junio, cuando empezó a dar resultados, anduve como nunca. Prácticamente no salí de los diez primeros hasta el final de temporada. La confianza que me dio Óscar fue fundamental. Ha sido el director que mejor me ha entendido.

Gané en Llodio e hice entre los diez primeros en Palencia y León. Por aquella época fue cuando se empezó a hablar de que Óscar podía sacar equipo profesional. Yo veía que podía haber posibilidades, pero después de todo lo que había pasado no quería hacerme ilusiones. En septiembre, fuimos a la Semana Aragonesa, en la que hice segundo con el mismo tiempo que el ganador, Nacho Gutiérrez. Volviendo de Zaragoza, Óscar me llamó y me dijo que estuviera tranquilo. Que si se confirmaba lo de Kaiku, yo estaría en él. Así hasta el día de la firma del contrato: el 30 de noviembre de 2004.

13larrinaga
Firmando el contrato profesional con Kaiku. Fue en Donostia, el 30 de noviembre de 2004.