El pentacampeón de España logra su objetivo final de terminar entre los treinta mejores de un larguísimo y veloz Campeonato del Mundo, cierre de 13 años de esfuerzos y éxitos sobre el barro

Adiós con la constancia y seriedad que han caracterizado toda su trayectoria deportiva. Javier Ruiz de Larrinaga cubrió este domingo su última prueba como profesional del ciclocross en un escenario único, el Campeonato del Mundo celebrado en Bogense (Dinamarca). El corredor de Ametzaga logró el objetivo con el que partía antes de iniciar la carrera, una 30ª posición -sexto top-30 en doce presencias en el Mundial- sobre un circuito con ligero barro y altas velocidades en el que remontó casi veinte puestos desde la salida. Una recuperación que pudo ser aún mayor de no mediar la aplicación de la regla del 80%, en una prueba cuyo ganador Mathieu van der Poel (NED) cruzó la meta tras casi una hora y diez minutos de esfuerzo.

“Ya está, ¿no? Ya puedo decir que se ha terminado mi carrera profesional, ya no soy ciclista”, resumía con una mezcla de satisfacción, alivio y broma el alavés tras su carrera. “Una pena no haber podido terminar en vuelta, y creo que ha podido ser por culpa, más que de la propia salida, de un percance que he tenido a mitad de la primera vuelta cuando ya venía recuperando algunos puestos. Allí he perdido la referencia del grupo y he tenido que ir remontando uno a uno. De todas maneras, una vez que he tomado la cabeza de mi grupo y he dado el tirón, he encontrado un ritmo muy, muy bueno.

Me siento contento porque he dado todo, las sensaciones han sido muy constantes y, aunque me hubiese gustado estar más adelante, volver a terminar entre los treinta primeros da la idea de que hemos mantenido una línea muy regular todos estos años. Y el último mes y medio que he vivido, desde el Campeonato de Euskadi, ha sido de mucha felicidad. Me voy como quería”.

doc_5c571e2002b4c2.87757392_DSC_4668

Todos aquí estamos muy contentos por Felipe Orts y su 12º puesto. Ha sido una lástima que en las últimas vueltas no haya podido mantener el lugar en que se estaba moviendo, pero estoy seguro de que va a tener muchas oportunidades para mejorar ese resultado. Me voy con la sensación que ya tenía antes del Mundial: el ciclocross español va poco a poco hacia arriba, y yo, ahora desde otro lado, deseo poder seguir viendo cómo esta modalidad crece y ojalá ayudar para que eso sea así“. Larrinaga regresará mañana lunes a Euskadi y tiene previsto ofrecer a final de semana una rueda de prensa para agradecer todo el apoyo y cariño recibido en estos 13 años de ciclocross.

Clasificación

Fotos: Iván Pina / RFEC