El pentacampeón de España de ciclocross, convocado por la RFEC para el Campeonato del Mundo del próximo 3 de febrero en Bogense (DEN), competirá este fin de semana en Rucphen (sábado 26) y la Copa del Mundo de Hoogerheide (domingo 27)

La noticia más justa y esperada para Javier Ruz de Larrinaga (MMR-Spiuk) se confirmó el pasado miércoles con su inclusión entre los 18 convocados por la Real Federación Española de Ciclismo para el Mundial de ciclocross del primer fin de semana de febrero en Bogense (Dinamarca). «Es un placer poner fin allí a todos estos años sobre el barro y disputar, además, mi duodécimo Campeonato del Mundo consecutivo desde Treviso 2008. No me lo tomo como un regalo: es la prueba más importante del año fuera de casa, creo estar en buena condición y saldré a dar el máximo para acabar con un buen sabor de boca«.

Antes, ‘Larri’ tendrá que enfrentarse a dos complicadas pruebas UCI en los Países Bajos: una C2 en Rucphen (sábado 26, 15.00h) y otra, la última manga de Copa del Mundo, en Hoogerheide (domingo 27, 15.00h; Eurosport Player en vivo). «Van a ser citas difíciles porque, al menos en el caso de Rucphen y al contrario que otros años, tendremos más barro y será complicada de gestionar. Llegamos además con una carga de entrenamientos importante, por mucho que el lluvioso tiempo en Álava me haya obligado a pasar más tiempo en el rodillo que en la carretera. Era el momento de hacer los esfuerzos finales para tener algo de descanso previo al Mundial, donde necesitas llegar en forma pero también fresco».

«Hoogerheide ha sido un circuito en el cual, aunque en algunas ocasiones sí he acabado conforme con mi actuación, tradicionalmente los resultados no han acabado de acompañar. Es una mezcla entre lo mucho que cambia el circuito si es seco, embarrado o nevado; la creciente competencia que hay en Copa del Mundo, que cada vez pone más difícil estar entre esos 25, 30 o incluso 40 primeros; y lo difícil que es moverse en trazados con esa mezcla de tramos tan técnicos. Iremos primero a Rucphen, con la voluntad de dar el máximo y apretar al cuerpo, entonarlo tras una semana tan ‘rara’ de entrenos, y luego, a disfrutar esa última Copa del Mundo para mí antes del Mundial». 

Foto (c): Unai Agote