Larrinaga visita Francia para la Copa del Mundo de Pontchâteau

El alavés de MMR-Spiuk viaja a la penúltima manga del certamen UCI (domingo, 15.00h; Eurosport Player) todavía pendiente de la convocatoria de la Selección Española para el Mundial de Bogense

«Tenemos que seguir dando motivos para ganarnos la plaza y demostrar que la condición física sigue siendo buena y adecuada para ir«. Esas son las palabras de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) al ser preguntado sobre su presencia, aún no confirmada ni descartada, en el Campeonato del Mundo de ciclocross del próximo 3 de febrero en Dinamarca. «Tenemos que trabajar como si fuésemos a ir y en ese sentido, estas dos Copas del Mundo que voy a disputar ahora -la de este domingo en Ponchâteau (Francia) y la del día 27 en Hoogerheide (Países Bajos)- son el mejor ensayo de lo que nos podemos encontrar allí».

Muy cerca de Nantes, en el País del Loira, se ubica un circuito que ya acogió el Europeo de la modalidad en 2016 e, incluso, un Campeonato del Mundo cuando Larrinaga aún no competía en ciclocross (2004). Hacia allí se pondrá en marcha, esta vez por carretera -unas siete horas de viaje-, este viernes. “El recuerdo que tengo de cuando corrí allí en una Copa del Mundo hace ocho años era de trazado rapidísimo, en el que las curvas eran anchas y no había desniveles muy prolongados. Pero no sabemos si nos encontraremos lo mismo, porque la posible lluvia que se prevé para el fin de semana puede cambiar -o no- el estado de las campas. Te puede salir más rápido o más lento, y por ello será muy importante esta vez entrenar sobre el terreno el sábado y encontrar esas sensaciones”.

dsc_2243

«En aquella Copa del Mundo de 2011 terminé 25º tras una muy buena carrera, pero con el cambio en la normativa para estos últimos años y la proliferación de belgas y holandeses, el top-30 sigue siendo el objetivo razonable y optimista. No seremos muchos –menos de sesenta– y hay alguna ausencia sonada como Van der Poel, pero Van Aert y Toon Aerts están a un gran nivel, se juegan la general y la carrera será tan dura como siempre desde el inicio. Costará lo mismo hacer el resultado».

«En mi caso vengo de unos días más tranquilos, tratando de liberar tensión tras el bronce de Pontevedra y la preparación anterior, antes de encarar una semana dura de entrenos, la que viene antes de Hoogerheide, donde terminaremos de preparar ese Mundial… si acudimos. Como poco, aspiro en Pontchâteau a disfrutar de una de mis últimas Copas del Mundo y, si es posible, lograr ese objetivo de los últimos años en pruebas del máximo nivel. Lo que venga será ya otra historia«.

Fotos (c): Alfonso Blanco

A %d blogueros les gusta esto: