El alavés de MMR-Spiuk regresa a Bélgica para disputar las tradicionales Copas del Mundo navideñas del domingo 23 y miércoles 26, justo antes del Campeonato de Euskadi en Beasain (domingo 30)

Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) pone rumbo este sábado al norte de Europa para iniciar el ciclo de tres carreras con el que cerrará el año 2018. Las Copas del Mundo de Namur (domingo 23, 15.00h; Eurosport Player en vivo) y Zolder (miércoles 26, 15.00h; ES Player) representarán, junto con el Campeonato de Euskadi del día 30 en Beasain, un exigente compromiso para el de Ametzaga, quien ha podido entrenar con «tiempo realmente bueno para las fechas que estamos» antes de iniciar su primera salida internacional de la temporada.

«La posición de salida no será la mejor y cuando llevas tiempo sin correr por aquellos lares pierdes un poco la referencia sobre dónde estás realmente. Aun así, está claro que no somos nuevos en la materia y esa experiencia contará. Namur y Zolder son, además, circuitos que se me dan bien. Allí he conseguido mis mejores resultados en Copa del Mundo. He tenido dificultades, como caídas o problemas técnicos, pero habitualmente me han sido favorables. Namur en particular es desde siempre uno de los mejores circuitos para mí. Con tantas subidas, si tienes buen tono físico lo puedes aprovechar. Y pienso que estas últimas semanas me han ayudado mucho a encontrar mi mejor tono».

«La carrera del domingo será complicada en cuanto a la salida, donde esperemos tener un poco de suerte e ir librando los tapones y complicaciones que suele haber en las primeras vueltas. A partir de ahí, se saber manejarse en la bajada contraperaltada, la más peligrosa del circuito, y tener mucha paciencia en los tramos de ascenso, que a buen seguro estarán muy embarrados. Va a ser una carrera muy larga y ante un plantel de rivales enorme, pero si mantengo la consistencia y no cometo errores, puedo hacer un papel bastante bueno», concluye ‘Larri’, quien permanecerá junto con su familia más cercana en Bélgica hasta el día 27.

Foto (c): Jose Ranero López