El alavés de MMR-Spiuk, autor de una gran salida en el Trofeo San Andrés, roza en su casa un podio al que accedieron Orts, Menut y un Kevin Suárez con el que el alavés rodó gran parte de la prueba

Buscaba una carrera así para sentirme a gusto. Siempre se debe luchar por resultados mejores, pero este es un buen punto de partida“. Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) defendía este domingo en el Trofeo San Andrés de Ametzaga (Zuia, Álava) su victoria de 2017, y con arrojo e inteligencia logró mejorar su 6ª posición de ayer sábado en otra prueba internacional como Abadiño para terminar cuarto, a 1’53” de un nuevamente intratable Felipe Orts.

“El circuito estaba perdiendo en las últimas horas la humedad que traía del inicio de la mañana, las campas se estaban poniendo muy pesadas y complicadas y he tomado dos planteamientos: jugármela con tubulares de barro en el inicio de carrera, sabiendo que habría gente que apostaría por los de seco, e intentar darlo todo al inicio -NdR: lideró la primera vuelta y media- para que las posibles diferencias no me pesasen tanto. Ha sido una apuesta acertada y, si bien Ismael Esteban ha sufrido un pinchazo que le ha apartado de llegar más cerca de Kevin Suárez y de mí, pienso que debo estar razonablemente satisfecho”.

47488109_2114850008582452_8769919272462843904_o

“He tirado de Kevin en el tramo central de la carrera precisamente para tener alguna opción de poder disputar ese podio, viendo que Ismael venía recortando muy poco a poco, pero todo ese desgaste lo he pagado en la última subida, después de una serie de ataques de Kevin, y no tenía fuerzas para más. Es un cuarto puesto, siempre agridulce por no poder subir al podio y más cuando estás en casa e intentas dar ese puntito más, pero viendo de dónde veníamos, hay que quedarse con lo positivo“.

“Llegaba a este fin de semana con muchas dudas, sin encontrarme bien en Lezama ni tampoco acabar de recuperar un buen tono físico ayer en Abadiño, y en un segundo día de dura competición he podido estar mejor que ayer y obtener un buen resultado, que me anima a seguir trabajando duro para los próximos objetivos. El jueves tenemos Puente Viesgo, una prueba habitualmente dura en la que probablemente volveremos a tener rivales de peso, antes de Igorre (domingo 9), donde la competencia volverá a ser menor pero rodaremos en un circuito de mucho prestigio“.

Clasificación