El alavés de MMR-Spiuk afronta dos carreras más en Euskadi, este sábado y domingo, mientras sigue afinando su forma para llegar al máximo en las pruebas clave que comienzan a principios de diciembre

Sin problemas para completar un programa de entrenamientos sólido y bastante intenso para lo que cabría esperar -habida cuenta de las tres carreras en tres días que cubrió en Legazpia, Manlleu y Vic-, Javier Ruiz de Larrinaga estará este fin de semana en los ciclocross de Arbulo (Campeonato de España; sábado 10, 13.00h) y Karrantza (UCI / Copa de España; domingo 11, 14.20h), este último en principio sin la enorme afluencia de grandes ciclistas foráneos que cubrieron las últimas carreras internacionales en España.

Todos estos esfuerzos están enfocados en llegar en mi mejor momento de forma a las pruebas más ‘invernales’, a partir de finales de noviembre. A estas alturas, no persigo las victorias como fin, sino que busco aprovechar estas carreras para dar mi nivel más alto en la segunda mitad de temporada, cuando realmente importa. Arbulu es una prueba que no puedo perderme, una de las pocas en terreno alavés cada año, y Karrantza es otra prueba de mucho prestigio, en la que además parece que nos vamos a ver las caras únicamente ‘los de aquí’, lo que seguramente cambiará el planteamiento de carrera”.

“En Arbulu está la duda sobre si finalmente, como apunta la preinscripción, tendremos enfrente a Aitor Hernández. De ser así, será un rival de gran talla para la lucha por lo más alto del podio. El domingo sí que está claro que la referencia ha de ser Felipe Orts, por el nivel intratable que ha mostrado desde inicios de año. A buen seguro querrá viajar a Europa con una nueva victoria en el bolsillo. Karrantza puede no ser tan duro como otros años -tiene pinta de que el viento sur hará subir las temperaturas y que no llueva tanto-, pero si las precipitaciones son intermitentes el barro puede ponerse muy pesado y hacer una carrera realmente dura. Seco, desde luego, no estará”.

Imagen: Alfonso Blanco