El pentacampeón de España de MMR-Spiuk afronta con moderado optimismo dos pruebas internacionales (C1) este sábado y domingo, a buen seguro marcadas por la lluvia

Recuperado del catarro que le provocó afonía y sensibles complicaciones en las pruebas burgalesas del pasado fin de semana -fue 5º en Medina y 6º en Villarcayo-, Javier Ruiz de Larrinaga se halla repuesto y ha podido “entrenar con normalidad para las dos primeras carreras de ‘ciclocross real’ de la temporada“, las citas internacionales de Laudio -inicio de la Copa de España, el sábado 27- y Elorrio -domingo 28-.

Desde 2010 creo que no vivíamos un Llodio con barro y lo cierto es que las lluvias que se esperan para el viernes y todas las carreras que se disputarán el sábado antes que la nuestra deben cambiar mucho el circuito. Cuando el terreno está seco es una carrera muy rápida, aunque tenga desniveles; con barro esas subidas y bajadas van a obligar a tirar en muchos tramos, ser constante, no fallar y tener paciencia. Si bien me gustan más circuitos con rectas largas y no tanto desnivel, estar subiendo mucho rato es algo que debería venirle bien a mi físico y desde luego tener un circuito así es mucho mejor para mí que los que solemos disfrutar a estas alturas de calendario“.

De todas formas, no va a ser fácil recoger esos ‘golosos’ puntos UCI que ofrece una prueba C1“, afirma ‘Larri’, presente el pasado miércoles en la presentación del XXXI Ziklo Kross Laudio por parte de la SC Llodiana. “Felipe Orts, Mathieu Boulo, Vincent Baestaens, Thijs Aerts… habrá varios contendientes internacionales de nuestro nivel o incluso por encima, y luego tenemos que contar con los Hernández, Esteban o Suárez, con los que peleamos más habitualmente“. De Elorrio, el corredor de Ametzaga destaca “la incógnita que supone. Salvo esa característica rampa contraperaltada que tenemos todos los años, la dirección del circuito y muchos tramos van a variar y habrá que probarlo bien el domingo para saber cómo reaccionar“.

Imagen (c): Federación Alavesa de Ciclismo