El alavés de MMR-Spiuk remonta más de veinte posiciones tras quedarse bloqueado en un tapón tras la primera curva y acusa después “algo más de cansancio” en su última cita antes del Mundial

Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) compitió este domingo en la manga de Copa del Mundo con más amplia participación de cuantas se recuerdan en los últimos años. La cita celebrada en Hoogerheide (Países Bajos), muy cerca de donde tendrá lugar el Campeonato del Mundo dentro de siete días en Valkenburg, vio al pentacampeón del mundo clasificarse 41º, tras ser descartado por los jueces por la norma UCI del 80% a falta de dos giros para el final.

Con los casi ochenta corredores que éramos en parrilla y una curva tan pronunciada con un puente nada más salir de la recta de meta, tenía que pasar un incidente como el que hemos vivido en la salida“, relataba ‘Larri’ sobre un tapón que le mantuvo parado durante una decena de segundos y que, a la postre, impidió que acabase la carrera. “Es posible que los jueces hayan sido muy rigurosos con la aplicación de la norma, más si tenemos en cuenta el incidente, pero es lo que hay“.

Con tanta gente he tenido que remontar desde muy, muy atrás -NdR: pasaba 62º a mitad de circuito, 58º en el final de la primera vuelta-. Era un terreno rápido y de saber moverte bien entre grupos y aprovecharlos como trampolín si tenías fuerzas. No he tenido todas las energías que quería: habiendo corrido ayer en Rucphen y después de los duros entrenamientos que llevamos para ponernos ‘al día’, recuperar el máximo terreno e intentar terminar fue lo que nos propusimos”.

“Está claro que llegamos a contrapié a un mes y una cita tan importantes, pero no vale lamentarse sino terminar de hacer lo mejor posible nuestro trabajo para buscar un buen resultado el día 4“, concluye un Larrinaga que se incorporará en próximas fechas a la concentración de la RFEC en Limburgo.

Clasificación