Tercer podio en siete días para el de MMR-Spiuk en la ‘Catedral’ del CX vasco, donde Wietse Bosmans (1º) y Aitor Hernández (2º) pudieron esta vez con el alavés

Tras sus triunfos en Arrasate y Ametzaga, Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) tuvo que conformarse este domingo con un tercer puesto en el 41º Ziklo Kross Igorre, la cita de más prestigio del circuito vasco y manga final de una Challenge Euskadi que el corredor alavés lideraba después de su éxito el viernes. Una salida muy complicada para el pentacampeón de España le obligó a correr de atrás hacia adelante. Primero, peleando sin éxito por recortar distancias con Wietse Bosmans (1º); y después, en la segunda mitad de carrera, formando grupo junto a Patrick van Leeuwen (5º, tras Ismael Esteban) y un Aitor Hernández que lo batió en las dos últimas vueltas en el duelo por la segunda posición.

WhatsApp Image 2017-12-10 at 13.42.34

“Pienso que sí me he visto muy condicionado por las dos caídas de Kevin Suárez, que han sucedido justo delante de mí. La verdad es que Kevin no está teniendo nada de fortuna este año y hoy por desgracia me he visto involucrado en incidentes que me han hecho llegar con medio minuto sobre Bosmans al primer paso por meta. Luego sí es cierto que he sabido darle la vuelta y entrar hasta el grupo de Aitor y Van Leeuwen… pero a partir de ahí no quedaba mucho gas y he acabado bastante justo. Todos íbamos muy cansados, y la mejor demostración es que Isma casi nos pilla antes de meta”.

Era un terreno más seco en superficie que el de Ametzaga pero bastante más pesado. Si en algunos tramos del viernes tenías la posibilidad de coger velocidad pese al barro, aquí era todo muy lento, y sin tanta energía como al inicio de la semana, se nos ha hecho a todos durísimo. Es posible que no haya recuperado del todo bien de esos tres esfuerzos y en especial del viernes. Con todo, me marcho muy contento a casa: el año pasado por estas fechas me encontraba muy mal, hasta el punto de no tomar ni siquiera la salida de Igorre, y ahora me voy de un bloque muy importante del calendario con dos triunfos y un podio en una cita de tanto prestigio como Igorre”.

03.jpg

“Eso sí: no hay que perder de vista que lo que viene en estas semanas es, si cabe, todavía más importante. Nos vienen enseguida dos Copas del Mundo que tradicionalmente se me dan bien, como son Namur (domingo 17) y Zolder (martes 26); después, Campeonato de Euskadi en Izarra, donde ya gané hace unos años; y para abrir 2018, Abadiño, Ormaiztegi y el Nacional en Legazpi. Son semanas de entrenos más cortos -por fortuna el tiempo malo-malo lo hemos librado en los bloques de preparación más intensos- y de dar también algo de descanso al cuerpo para llegar al 100% a estos fines de semana donde se decide casi todo”.