La última de las cuatro pruebas que Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) tenía que disputar en ocho días se saldó con un 23º puesto para el alavés en el Superprestigio belga de Hoogstraten, a 5’15” de un Mathieu Van der Poel que sigue encadenando victorias tras su mala suerte en el Mundial. Después de la veloz prueba de ayer para ‘Larri’ en Lille, el de Ametzaga se encontró “un circuito más pesado, con tramos de pateo y donde la salida no era tan importante como ayer”.

Creo que sin ser una de mis mejores carreras ni mucho menos, fue una prueba correcta, en un terreno que desde luego me favorecía más que ayer. He acusado, eso sí, las tres pruebas en cinco días y todo lo que llevamos de temporada. Hay que saber en estos momentos del invierno escuchar el cuerpo, darle descanso y solo activarlo un poco, a mediados de la próxima semana, para que siga respondiendo”. El alavés afrontará su penúltimo fin de semana de carreras en Middelkerke -cierre del Superprestigio, el sábado 11- y Hulst (domingo 12).