A simple vista, el 30º lugar de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) en el Krawatencross Lille -prueba belga del trofeo DVV-, a 4’14” de Mathieu Van der Poel, podría asumirse como un resultado normal. Sin embargo y pese a que las diferencias fueron las acostumbradas para el alavés, se marchó del parque de las Lilse Bergen “bastante insatisfecho, porque a mis años no se puede hacer una salida así y me ha condicionado todo el resto de la carrera”.

He perdido muchos puestos en ese arranque, me he ‘comido’ una caída posterior en esa primera vuelta y, pese a que he podido saltar de un grupo a otro, no se podía progresar tampoco mucho más porque el trazado era rapidísimo. Prácticamente no había descansos y no se paraba en ningún momento“, reitera el de Ametzaga, que estará mañana domingo en el Superprestigio de Hoogstraten.

Ahora mismo cuando salimos del circuito ha comenzado a llover y eso hará que la carrera de mañana sea totalmente diferente. Es un trazado que se hace pesado, donde además solemos andar bastante apurados para terminar porque la cuerda es muy corta y el 80% se activa muy rápido para eliminar gente y que no estorbe… así que tocará sufrir. Seguro que las condiciones también me favorecerán algo más, así que pelearemos con las mismas ganas de siempre“.