El alavés del MMR-Spiuk CX Team y la selección española firma su mejor actuación internacional en 11 años de ciclocross profesional y redondea el día soñado para la disciplina en nuestro país, tras el subcampeonato de Felipe Orts en sub23

A sus 37 años de edad y después de más de una década dedicado cada invierno a recorrer los prados de media Europa, a menudo con medios no ideales, Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) ha recogido hoy parte del fruto que merecía su trayectoria en ciclocross. El alavés aprovechó un circuito de tortura física como el de Bieles (Luxemburgo), escenario del Mundial 2017, para imponer su constancia y resistencia, su capacidad para no cometer casi nunca errores, y superó en once posiciones su mejor presencia hasta ahora en los nueve Campeonatos del Mundo cubiertos durante su carrera. Una 16ª plaza, a 5’34” del bicampeón Wout Van Aert (BEL) y a solo un minuto del top-ten, que por sí sola devuelve mucho de lo que este alavés de Ametzaga ha dado por la presencia del ciclocross entre el deporte de nuestro país.

He acabado incluso con rabia, porque he pinchado en la última vuelta y con el ritmo de crucero que estaba llevando, pienso que podría haber aspirado incluso a un par de puestos más arriba. Es evidente que las circunstancias del circuito, con tantos pinchazos y percances para mucha gente, me han beneficiado un poco para lograr un puesto tan alto… pero es que de eso trataba también hoy. Había que tener mucho tiento: acertar con las presiones, saber por dónde tirarte en las bajadas, evitar malos pasos en los contraperaltes o en otras zonas complicadas… Hoy me ha salido todo perfecto. Me faltó muy poco en el Nacional de Valencia, ese mínimo error que cometí, y hoy, cuando a otros les fueron peor las cosas, supe tener constancia para dar este golpe sobre la mesa y decir: ‘Aquí estoy yo, hay Larri para unos cuantos años todavía’”.

mmrspiukcx_2017-ene-29

Llevo muchos años peleando en circuitos fuera de casa, donde no se nos ve tanto pero que son los que te dan la verdadera experiencia y pericia para días como hoy. Sobre todo estos últimos años y en especial en este, cuando resultados como un 40º en Hoogerheide no decía nada pero estabas muy cerca de los de arriba. Al final aquí salió la carrera perfecta, en un trazado ya sin hielo como ayer pero donde hacía falta una enorme paciencia. Pienso disfrutar mucho este resultado -NdR: mejora en once puestos su mejor Mundial, el pasado año en Zolder- y más todavía las tres semanas de temporada que nos quedan aquí en el Norte. Seguiremos mejorando paso a paso y dando de qué hablar”, concluye un ‘Larri’ que felicita “de todo corazón a Felipe Orts por esa plata en sub23. Qué vamos a decir de él: sabemos lo que valía y supo estar en su sitio, plantear una carrera fantástica y tener el justo premio, haciendo lo que debía. Nos lo seguirá poniendo muy difícil ahora que sube a elite”.

Clasificación