El alavés encuentra un golpe de pedal mucho mejor que el de su insatisfactoria 15ª plaza del sábado en Rucphen (C2) y espera ser seleccionado para el Mundial de Bieles (LUX) el próximo domingo 29

De un trazado técnico y realmente peligroso como Fiuggi, a dos circuitos rápidos: uno con más curveo, como el de ayer sábado en Rucphen (15º), y otro rectilíneo y para hombres explosivos, como el que ha tenido que sortear Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) este domingo en la Copa del Mundo de Hoogerheide. El alavés acabó a solo 2’34” del vencedor, un dominante Lars Van der Haar (Telenet-Fidea), pero las velocidades alcanzadas en carrera -el ganador rozó los 30 km/h de media, casi un ritmo lento de pruebas de ruta- precisamente redujeron las diferencias y configuraron una carrera en grupo, donde mantener la rueda fue un enorme sufrimiento para el ciclista vasco.

Iba gran parte de la carrera ‘haciendo la goma’, siendo honestos. De todos es sabido que entre mis cualidades físicas como corredor no está la de ser explosivo, y hoy he sufrido, no por desgaste muscular sino por la potencia que había que imprimir. Sí que estoy bastante más satisfecho que por lo que hice en Rucphen; el circuito también ayudaba, con bastante menos curveo, y aunque es obvio que los especislitas belgas, holandeses… nos sacan mucho terreno en estos trazados tan suaves, la condición ha sido bastante mejor que la de ayer y no lo hemos hecho mal“.

Larrinaga espera ahora la confirmación sobre su plaza con la selección española para el Mundial del próximo domingo en Bieles. “Lógicamente me gustaría estar, y así se lo manifesté en su momento al ‘coach’ Pascual Momparler, hoy presente aquí. Más allá de esa selección, la principal preocupación será el tiempo. No está claro si va a llover y no y la verdad es que agradecería una carrera más lenta y pesada, para demostrar todo lo que llevo dentro y poder, esperemos, mejorar mi mejor resultado en un Campeonato del Mundo. Iremos paso a paso“, concluye un ‘Larri’ que viajará, en caso de ser elegido para su décima cita arcoiris, a mediados de semana hasta Luxemburgo.