Dejando atrás el Campeonato de España en Valencia del pasado domingo, donde obtuvo la medalla de bronce, Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) afronta en “muy buen estado de forma” el último mes y medio de su temporada 2016-17, que pasa el próximo día 15 (15.00h, TV: UCI) por la penúltima manga de Copa del Mundo en Fiuggi, en la región italiana del Lazio. “Más allá de la frustración del momento, por ese error que cometí, he olvidado lo sucedido. Hice lo que debía hasta la caída: llegué en mi mejor condición, superé los problemas de los meses de noviembre y diciembre, le puse experiencia y ganas. Tengo que estar conforme y mirar hacia adelante. Tenemos un tramo interesantísimo para cerrar el invierno, en el que tengo que luchar por seguir mejorando en el terreno internacional“.

Veremos qué nos encontramos en Italia“, señala el alavés, que viaja esta tarde en avión desde Santander hacia Roma junto a buena parte de los corredores españoles que estarán presentes el domingo. “Sobre el papel no parece un trazado muy técnico. Habrá que ver qué tal va de desniveles, si la lluvia que haya caído durante la semana lo embarra más o menos… y si esas precipitaciones que dan para el fin de semana, junto con las bajas temperaturas, permiten que sea vea algo de nieve y complique más las cosas. La participación también será algo más reducida, lo que abre algo las opciones de obtener un buen resultado, al menos en cuanto a problemas (o falta de ellos) en la salida. Seguirán estando todos los ‘grandes’ y el nivel será el máximo”.

Tras la prueba italiana, ‘Larri’ regresará brevemente a Euskadi para viajar de nuevo a mediados de la semana que viene. “Ya desde ahí nos quedaremos hasta el final de la temporada. Estaré la semana que viene en Rucphen (sábado 21) y Hoogerheide (Copa del Mundo, domingo 22), con la idea de estar en el Campeonato del Mundo de Luxemburgo del día 29, lo cual sería un hito para mí al alcanzar los diez Mundiales consecutivos. Después cerraremos con las habituales pruebas belgas del mes de febrero“.