El alavés del MMR-Spiuk CX Team prosiguió su gira navideña por Bélgica en el Superprestigio nocturno y competirá este lunes en la Copa del Mundo de Zolder

Estas experiencias hay que vivirlas una vez en la vida y no me arrepiento para nada de haber competido en este bonito escenario, bajo la noche, con un circuito espectacular y un ambiente magnífico“. Eran las impresiones, directamente sobre el rodillo a los pocos minutos de concluir, de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) tras competir por primera vez en una cita única como el Superprestigio nocturno de Diegem, donde el alavés finalizó 20º a 4’28” de Mathieu Van der Poel (Beobank-Corendon).

Era rapidísimo, sí, pero engañaba. Había varios tramos más rugosos y con barrillo entre las zonas de subida y asfalto, y encontrar la presión de neumáticos y textura de tubular adecuada era muy complicado. Al final tenías que apostar por algo que te dificultaba el control de la bici en los tramos más embarrados para poder ir más rápido en lo demás. Me ha dado también un poco de rabia quedarme atrás desde muy pronto por un percance en una ladera, justo después de la zona de boxes -NdR: cruzaba la meta 30º tras la primera vuelta-, y al quedarme sin grupo con el que progresar era una carrera para intentar mantener tu ritmo. Me he acabado encontrando con Kevin Suárez [21º; Ismael Esteban firmaba la 15ª plaza], con el que he hecho de la mano casi toda la parte final. Por lo demás las sensaciones han sido buenas y el regusto es dulce: es un resultado bueno, que no excelente, y creo que esta gira navideña va por buen camino”.

El ciclista de Ametzaga, que lamenta “no poder estar mañana sábado en el Campeonato de Euskadi en Berriz, pero estas experiencias hay que vivirlas una vez en la vida“, competirá el lunes 26 en la Copa del Mundo de Zolder, un circuito más neutro, “con una participación altísima“, y que tan buenos recuerdos le trae tras rozar hace dos años el top-20. Con la cita más concurrida del calendario belga UCI y la ‘decana’ del circuito vasco en Ormaiztegi, en Nochevieja, cerrará Larri su particular 2016.