Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) tiene ganas de recuperar su mejor cara y se desplaza en avión este mismo viernes camino de Bélgica para disputar tres de las citas más prestigiosas de su calendario 2017: las Copas del Mundo de Namur (domingo, 15h, UCI Channel) y Zolder (lunes 26) y el Superprestigio de Diegem (viernes 23), prueba nocturna donde tendrá al fin la oportunidad de debutar tras once años dedicándose al ciclocross como profesional.

He tomado la decisión de no disputar el Campeonato de Euskadi porque el año pasado, y en otras experiencias similares de viajar a casa con muy pocas horas de antelación para hacer un ‘doblete’, el cuerpo no ha respondido bien. No estoy o no estaba tampoco en mi mejor momento -he podido entrenar bien en los últimos dos días- y, tras haber entregado todo para lograr tres ‘txapelas’, la gente y los organizadores tienen que comprender que en este caso he de casar mi prioridad internacional con este calendario”.

Lógicamente hay ganas de volver a demostrar un buen ritmo de competición. En Ametzaga, pese a circunstancias, sí pude encontrarme bien de nuevo pese al virus que luego me afectó, pero para encontrar otra carrera ‘buena’ habría que irse casi a la semana de Karrantza. Por fortuna, tanto Namur como Zolder son circuitos que me van bien -y Diegem, posiblemente también-, en los que he obtenido resultados de los que me siento orgulloso… y sería bueno estar cerca de los mismos”.

Namur es un circuito que por sus desniveles y dureza añadida si hay barro nos va bien a todos los corredores españoles, así que confío que podamos hacer un buen papel y empezar a construir desde ahí, pues el Campeonato de España está ahí encima”, concluye un ‘Larri’ que volverá a competir en Euskadi el día de Nochevieja, en la ‘decana’ de Ormaizregi.