Cuando parecía que el resfriado que le cogió de lleno desde el viernes empezaba a remitir, el día más duro acabó siendo, para desgracia de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team), el domingo en que se disputaba la cuarta prueba de Copa de España en Les Franqueses (Barcelona). A 3’57” de un dominador Ismael Esteban, séptimo en la clasificación, concluía el pentacampeón de España en su prueba con peor balance de toda la campaña por nuestro país. Un resultado en el que confluyeron muchos factores al margen del ‘trancazo’.

Aparte del catarro, que me ha pillado de lleno, estaba el circuito, totalmente seco y tan duro a pesar de ello; el trazado en sí, de puro ‘mountain bike’; e incluso esas temperaturas tan poco propias de ciclocross“, hecho que motivaba que el alavés, que casi siempre compite con manga larga aunque sin perneras, optase, como en 2015, por la manga corta. “No había piernas ni había nada. En mi victoria ayer en Arbulu no se notó tanto pero las circunstancias de competición eran otras. Hoy los grupos se iban, ya desde la salida donde perdí mucho terreno“, bajando hasta el 10º lugar en el primer paso por meta, “y en las bajadas iba con una prudencia extrema pues de hecho me fui una vez al suelo. Ya se sabe que el ciclocross es una disciplina de extremos y ni el pasado domingo, en Karrantza, ni hoy hay que dejar que la euforia ni el desánimo nos invadan”.

‘Larri’ confía en “recuperar aprovechando este buen tiempo que tendremos por Catalunya“, donde él y su familia permanecerán en los próximos días, y afrontar “ya recuperado” el importante segundo bloque de competición por el extranjero, con las Copas del Mundo de Koksijde (Bélgica, domingo 20) y Zeven (Alemania, novedad el sábado 26) así como el Superprestigio de Hamme (domingo 27). El ciclista del MMR-Spiuk CX Team tiene previsto iniciar su camino hacia tierras flamencas el próximo miércoles.