Definitivamente es una carrera que no le va a mis condiciones”. Fueron las únicas palabras de disculpa en un discurso lleno de “autocrítica, lo único que toca en un día como hoy” por parte de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team). El alavés se estrenaba con un 6º puesto, a 2’24” de Ismael Esteban, en la apertura de la Copa de España de ciclocross este sábado en el Zilklo-kross Laudio, un trazado velocísimo, completamente seco y que, como reseñaba el alavés, “con las modificaciones tenía menos subida y menos bajada, lo que añadido a que cada vez que coges velocidad hay que parar… no podía compensar mi falta de explosividad de ningún modo”.

Tras “una mala salida”, donde Larri llegó a navegar alrededor de la 12ª posición, el de Ametzaga encontró acomodo, lejos del trío formado por Esteban, Aitor Hernández y Kevin Suárez, en otro terceto en compañía de los belgas Vincent Baestaens y Kobe Goossens. “He ido un poco a más pero acercándome a las vueltas finales ya veía yo mismo que no quedaba más gas, que en el inicio había gastado mucho para salvar el ‘bollo’ de una participación tan alta. Estamos todavía iniciando la temporada y la única premisa es seguir mirando hacia adelante”.

A Larrinaga le llega, por desgracia, el circuito quizás más perjudicial para sus condiciones mañana domingo en la segunda puntuable de Copa en Muskiz (14.00h, SenderosRojos.com). “Sabemos que este fin de semana venía así y no vamos a preocuparnos en exceso. Debemos seguir haciendo un trabajo constante para cuando vengan unos escenarios más idóneos y, a la vez, reconocer la superioridad de nuestros rivales y en especial de Ismael Esteban, al que esta segunda temporada a tope con el CX le está viniendo de fábula y que en circuitos como hoy, cercanos al BTT, se desenvuelve a las mil maravillas”. Javi confirmaba además su presencia, el martes 1 de noviembre, en la cita de la Federación Vasca en Legazpi.