El alavés del MMR-Spiuk CX Team roza los puntos en la segunda prueba del Superprestigio y se sobrepone a la arena, al calor y a las duras rampas de la cantera de ‘De Kuil’

Javier Ruiz de Larrinaga parece dispuesto a seguir ignorando el calendario y mejorar resultados incluso allá donde nunca había competido como ciclocrossman profesional. El corredor de Ametzaga debutaba este domingo en el Superprestigio de Zonhoven, una de las carreras más espectaculares del circuito belga de profesionales, con enormes desniveles sobre una arenosa cantera en el Limburgo flamenco. Y ante los mejores del mundo, Larri firmó su primer top-20 internacional del año (17º) a 3’35” de Mathieu Van der Poel (Beobank-Corendon), en una cita donde compartió cartel español con un Kevin Suárez que rodó siempre junto al tetracampeón de España (18º).

14563299_1249361875131274_5579454559785008369_n

“Difícil marcharse más contento de esta prueba; seguramente sea, junto con Middelkerke el año pasado y las dos Copas del Mundo navideñas de 2014 en Namur y Zolder, mi mejor carrera en Bélgica. Incluso me queda algo de pena por no haber tenido ese puntito final para estar más cerca de hombres como Ian Field o Adams, de entrar por delante de Walsleben… y acceder a top-15, que en lo personal tendría tanto valor. Seguramente los belgas también se lo ponen como objetivo, por aquello de los puntos UCI que tanto cuesta coger aquí y que nosotros, por las C2 españolas, tenemos algo mejor. Pero estar tan arriba en un circuito de pateo, una parte en la que aún sufro, y poder lograr este 17º, a menos de 4′ de cabeza, tras la pequeña crisis que he pasado después del apretón de salida para entrar más adelante… estoy muy, muy satisfecho”.

14642290_1249379141796214_8086941343338561123_n

“Noto que el cuerpo tiene fuerzas en los tramos exigentes y que, aunque venía de una semana complicada con muchos entrenamientos exigentes de cara a alcanzar un nivel óptimo pronto este invierno, la recuperación ha sido buena. Por supuesto, muchos de los ‘top’ que corrían hoy o mismamente el propio Kevin habían estado ayer en Kruibeke… pero no creo que haya sido un factor decisivo; de hecho, a los mejores del mundo no les suele afectar mucho en su nivel. Yo por mi parte sí intentaré tomarme estos tres días que vienen con calma antes de Ardooie (jueves 20). En cualquier caso, aunque ha sido una prueba dura, ayer en el reconocimiento ya vimos que la arena era suelta, y si bien el pateo añade un desgaste muy particular, sobre la bici y en la bajada de la cantera se podía negociar. ¿El jueves? Quién sabe qué podemos hacer, ya ha habido años de mala suerte con averías en Ardooie y pruebas C2 donde no han venido tan buenos resultados… Toca ir día a día, seguir cuidándose y mantener la concentración”.