El alavés del MMR-Spiuk CX Team encara arena y desniveles imposibles en su segundo compromiso del invierno, este domingo en la 2ª puntuable del Superprestigio belga

Con once años de profesional en ciclocross a sus espaldas, parece mentira que Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk CX Team) vaya a afrontar un debut en una prueba internacional. Sin embargo, la cantera de Zonhoven (Bélgica) recibirá este domingo (16.30h) por primera vez al pentacampeón de España en la segunda cita del Superprestigio, donde Javi no se marca ningún objetivo deportivo y saldrá a “disfrutar y aprender mucho”, debido a las características del circuito.

Estamos acostumbrados ya a la arena -no en vano llevamos varios años corriendo en Koksijde y cada vez se me da mejor-, pero Zonhoven quizás sea algo distinto. Hay que gestionar una bajada muy vertical, donde no tengo, como en otros lugares, la opción de bajar a pie, sino que toca ‘tirarse’ -aunque creo que se mitifica mucho por televisión y las caídas en ella no son tantas como parece-; la subida también se hará agarrado a las vallas y añadirá un desgaste extra por el pateo… Además, como no ha llovido esta semana, estará más suelta y puede ser más traicionera. De todos modos, mañana sábado tendré la oportunidad de probarlo y que la aproximación no sea tan ‘extrema’“.

Larrinaga, que tendrá compañía española por primera vez este año con el concurso de su habitual rival y amigo Kevin Suárez, descartó “en su momento la posibilidad de correr mañana sábado en Meulebeke porque sé que va a ser una carrera dura; porque tenía un programa de entrenamientos exigente para estos últimos días, aunque afortunadamente ha sido todo sobre seco; y porque a partir de ahora vendrán carreras más seguidas, como Ardooie (jueves 20) y la Copa del Mundo de Valkenburg (domingo 23), donde sí tendremos que buscar resultados más importantes“, concluye desde su habitual cuartel general flamenco en Oudenaarde.

Foto ©: Kevin Remmerie