Javi sigue notando «la exigencia del ritmo de competición» y trató de ayudar a la vez que sumaba kilómetros esta mañana en el Circuito Ayala de Amurrio (Critérium de Verano), muy cerca de casa. «El plan para hoy era el mismo que en Lemoiz: rodar tranquilo al inicio y apretar después en las últimas vueltas. Hoy tocó tirar para romper en la penúltima vuelta y llegamos a marcharnos cuatro Lizarte en un corte de ocho… pero nos cazaron«.

«Al final, una caída enturbió mucho el sprint y Dimitry Zhygunov no pudo pelear del todo el triunfo. Con tan buena participación, a pesar de que lo intentamos, no todos los días pueden ser fiesta. Vamos a ver qué tal responde mañana el cuerpo en Aretxabaleta: hoy ha vuelto a ser un día duro, con más de 1500m de desnivel a pesar de la brevedad (120 km), y con tres días de competición en cinco días iremos notando más el desgaste«.

Deja un comentario