Javi ha vuelto a ponerse un dorsal con el equipo Lizarte esta tarde en Lemoiz (Critérium de Verano), donde echó una mano en el tramo final para el 3º puesto de Dimitry Zhygunov. “Aunque parecía una carrera plana, no lo es tanto: casi 2000m de desnivel es una cosa seria. Y al principio reconozco que esa falta de competición sí hizo que me costase un poco más ir rodando“.

Ha sido un día de rodar siempre a cola, en un pelotón amplísimo -el Critérium de Verano hace que los equipos se presenten siempre con su máximo de doce corredores y hemos salido casi 200 ciclistas-, con un guión muy marcado al sprint como seguramente será Amurrio. Hay tiempo para afinar este tono y seguir ayudando a los compañeros. Por el momento, muy tranquilo“.