El alavés del MMR CX Team logra una posición inédita para él en los tres grandes torneos y pone el colofón a una magnífica campaña que concluye mañana en Eeklo

En un circuito inhumano para un mes de febrero en el que todos los cuerpos van al límite -técnico, con subidas y bajadas, embarrado hasta el punto de forzar los pasos por boxes cada media vuelta-, Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) sigue haciendo virtud de su madurez y del momento dulce con que le sonríe el ciclocross internacional. El de Ametzaga firmaba una 18ª plaza nunca antes lograda en los tres grandes torneos foráneos al acabar a 4’02” de Mathieu Van der Poel en Middelkerke, localidad costera y arenosa que dio una gran alegría al alavés tras ser 33º sólo doce meses antes.

“Me sabe súper bien”, reconocía casi con rubor el pentacampeón de España. “Nada más llegar al circuito nos echábamos las manos a la cabeza con lo duro que podía ser. Creo que he salido bastante decente y la clave hoy era evitar los errores, siendo incluso muy conservador. En tramos complicados prefería bajarme: lo haces más despacio corriendo que en bici, pero no pierdes tiempo por percances y a la largo eso te da una ventaja. Con tantas dificultades, ser 18º, con todos los grandes, me deja una enorme felicidad. Junto al Mundial de Zolder y las Copas del Mundo navideñas de 2014, es mi mejor carrera internacional, sin ninguna duda”.

“El domingo pasado me preguntaban si me iría para casa tras no poder concluir en Hoogstraten por la regla del 80%, pero a veces hay que seguir firmes al plan y a lo que uno piensa… y te acaban llegando las sorpresas”. Mañana, Larrinaga cierra su invierno en el GP Stad Eeklo (UCI C2; 15.15h): “Hubo un gran nivel el año pasado y dependeremos de eso y de la recuperación para igualar o mejorar lo de hoy. Habrá sido un día durísimo para todos como para mí y estoy súper motivado, así que lo intentaremos hacer bien”.

Eeklo supondrá, además del cierre de su campaña, la última carrera en la que comparte parrilla con Sven Nys: “Las pocas veces que traté con él siempre fue amable conmigo y ha sido sobre todo su entorno, con quien he compartido más momentos este años, el que me deja una gran opinión de él. Para mí es el mejor de siempre y haber competido a su lado siempre fue una referencia”.