El alavés del MMR CX Team realiza una carrera sólida y regular con la que mantiene su puesto de 2015 en Tabor y remata el año de su quinto Nacional

No falló Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) en su novena aparición en un Campeonato del Mundo y el alavés volvió a concurrir en los puestos de top-30 que le han visto dar su mejor nivel en tres de las últimas Copas del Mundo. El alavés finalizaba 27º en la cita universal de Zolder, a 3’57” del nuevo campeón Wout Van Aert (BEL), después de evitar con fortuna y acierto los percances en la salida y seguir un ritmo muy regular durante las ocho vueltas a un trazado encharcado, técnico y peligroso en algunos puntos, pero que como vaticinaba el de Ametzaga y anunciaban pruebas anteriores, no estuvo tan embarrado como otros circuitos belgas.

“Para mí que no suelo salir bien, encontrarte de salida en el puesto 23 o 24 ha sido bastante bueno, aunque luego no he podido mantener ese grupo”, reconocía Larri. “En cuanto a sensaciones me quedo con la pena de no haber aguantado esos puestos -creo que en otro Mundial con estas piernas habría estado mucho más arriba-, pero satisfecho a la vez, ya que sin duda ha sido mi mejor Mundial de largo, pero el nivel medio ha subido muchísimo desde que debutamos en Italia”.

“Quizá el único problema es que me he visto muy arriba, y lo he acusado. No me he terminado de enganchar bien al belga Tim Merlier cuando ha tenido su percance y se ha quedado a nuestra altura, lo que me habría hecho ir a más todavía, y encima era un circuito que con las horas se ha puesto más complicado para los españoles: yo tenía buen ritmo de carrera, pero las zonas técnicas eran más peligrosas, la subida más larga ya era imposible hacerla en bici, teníamos muchas zonas a pie donde perdíamos tiempo… era ya muy complicado de gestionar”.

Lejos de mirar sólo por él, Larrinaga hacía ver que “lo que hay que tener en cuenta de este Mundial son los resultados de los chavales, que nadie lo pase por alto y que quien tenga que valorarlo, actúe en consecuencia. Tanto Felipe Orts como Iván Feijoo han estado sensacionales, Kevin Suárez -aunque un 20º puesto con ellos por delante sepa a poco- tiene capacidad para estar arriba con los mejores… La gente está apostando de verdad por el ciclocross, los resultados llegan y ahora se necesita apoyo para mantenerlos“.

Larri ya tiene la mente puesta en sus cinco últimos compromisos del año, una gira por Bélgica que arrancará el próximo miércoles en Maldegem. “Llego muy bien, pero el año pasado ya vimos que ese punto del Mundial también lo conservan otros y lograr esos buenos resultados de final de temporada como se hacía antiguamente ya no es posible. Ganas, en cualquier caso, no van a faltar y tenemos que cerrar lo mejor posible esta temporada”.