El alavés del MMR CX Team, que partió en primera fila con los mejores, obtiene su primer puesto de honor foráneo en seis temporadas antes de la última Copa del Mundo de mañana en Hoogerheide

Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) llevaba seis largos años sin lograr un top-tenen una prueba de ciclocross internacional fuera de nuestro país. De aquel 8º puesto en Bredene, en diciembre de 2009, el pentacampeón de España ha pasado hoy sábado al 10º en Rucphen (C2), cita en el sur de los Países Bajos disputada sobre un circuito “técnico, pero con barro y ni mucho menos tan empapada como suele ocurrir aquí”.

2’12” ha sido la diferencia registrada sobre el ganador, Tom Meeusen, después de que el alavés no pudiese encontrar “mi mejor ritmo en el inicio. Lo he pasado mal en las primeras vueltas y, aunque luego me he repuesto y he marchado muy bien al final, considero que ha influido en el resultado. No deja de ser agradable entrar en el top-10 de una prueba en el Norte, pero algo de duda se te queda por si podría haber sido mejor”.

Considera en cualquier caso Larrinaga la oportunidad como valiosa y mira ya a este mismo domingo, al cierre de la Copa del Mundo en Hoogerheide (15h, YouTube: UCI Channel). “El objetivo este año siempre lo hemos tenido ahí: llegar a los treinta primeros en un pelotón tan nutrido. Lo logramos en Las Vegas y Koksijde y viendo mi estado, es factible intentarlo aquí. Tengo desde hace muchos años una espinita clavada con un circuito que tendría que dárseme bien, y mañana la intentaremos sacar”.