El alavés del MMR CX Team conquista su quinto título de campeón de España tras un vibrante duelo ante Kevin Suárez y se sitúa a sólo un rojigualda del récord absoluto

GALERÍA | Imágenes del triunfo de ‘Larri’ en Torrelavega (Facebook)

Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) ahuyentó los fantasmas de la mala suerte que le habían perseguido durante toda la campaña y se hizo este domingo en Torrelavega con el ‘premio gordo’: el Campeonato de España de ciclocross para corredores profesionales disputado en el Complejo Óscar Freire de la capital del Besaya. El ciclista de Ametzaga sorteó los percances en una tumultuosa salida, dio alcance al joven Kevin Suárez -una fulgurante salida le situó con casi una veintena de segundos sobre el alavés- y apretó sin descanso hasta doblegar al corraliego y alzar sus cinco dedos en meta, cifra que le iguala con Miguel Lizarazu y le deja a sólo un campeonato de los seis, récord, que ostentan David Seco y José Luis Talamillo.

Cada campeonato es diferente, está claro, pero este año es aún más especial si cabe“, afirmaba henchido de felicidad el ya pentacampeón de España, que remató un fin de semana perfecto para MMR con los títulos de Aida Nuño (5, como fémina elite) y Jokin Alberdi (2, en junior). “No sólo por la paternidad y demás, sino porque la temporada para nada había sido satisfactoria a nivel de resultados. Había tenido demasiada mala suerte: el estado físico era bueno, pero no terminaba de conseguir victorias. Qué mejor manera de solucionarlo que vencer en un circuito tan duro, tan embarrado, tan de ciclocross. Cinco títulos es una cifra ya muy, muy importante“.

En la primera bajada ha habido bastantes percances y me ha pillado un poco ese ‘tapón’ tras la cabeza, pero he sabido ponerme segundo muy rápido y hacer frente y parar esa salida ‘en tromba’ de Kevin. Los inicios son lo que más me cuesta y he sabido gestionarlo bien. A partir de ahí he decidido marcar mi ritmo. Era un circuito con barro muy pesado, Kevin Suárez se desenvolvía muy bien y además estaba en casa y con todo el apoyo de su gente. He aprovechado algún error que ha tenido él para sacar una ventaja -el circuito era muy propicio para los errores, resbalones, caídas… y la clave estaba en evitarlos- y ya sólo quedaba apretar a tope para mantenerla. He tenido tranquilidad y serenidad y el premio es este campeonato“.

Ha sido un año muy complicado y creo que nos merecemos disfrutar este triunfo con la gente más querida“, afirma Larri mientras aprovecha para dedicar el éxito: “Amets es algo muy importante, pero la dedicatoria es sobre todo para Ainara, mi pareja. Ha sabido aguantar estos meses tan duros con el bebé mientras yo estoy compitiendo y me ha ayudado mucho para llegar en las mejores condiciones a Torrelavega. También quiero brindarlo a mi Fans Klub, que saben estar ahí siempre incluso en momentos difíciles, y a mis patrocinadores, en especial MMR y Spiuk, por hacer posible que después de una década me siga pudiendo dedicar al ciclocross“.