El alavés del MMR CX Team repite éxito en el Complejo Óscar Freire tras llevar a término un potente ataque en la segunda mitad de carrera

‘Año nuevo, suerte nueva’. Javier Ruiz de Larrinaga se quitaba de encima muchos sinsabores de las últimas semanas con una victoria, la tercera del curso, en el II Ciclocross Ayuntamiento de Torrelavega. El corredor de Ametzaga hacía valer su habitual ritmo de menos a más y un ataque a poco más de tres vueltas de la conclusión le permitió llegar en solitario a meta, batiendo en el escenario del próximo Campeonato de España a Hernández (2º), Esteban (3º) y Suárez (4º), tres de sus rivales por el rojigualda el próximo domingo 10. 

Siempre da moral que vaya todo bien, y aún más una semana antes del Campeonato”, reconocía el ciclista del MMR CX Team tras la ceremonia de podio. “No estoy teniendo muy buena suerte últimamente, a pesar de que físicamente me encuentro bien, y que por fin llegue la tercera te da mucha tranquilidad. No podemos pensar en absoluto que somos superiores a nuestros rivales, pero sí tener confianza de que volver a la senda del éxito es posible”.

Tras un par de movimientos en la parte inicial, Larrinaga tiraba de mente fría para asestar un último y definitivo golpe pasado el ecuador. “A mí siempre el cuerpo me va mejor a partir de mitad de competición y eso ha ayudado. Nos estábamos marcando mucho entre Kevin, Aitor y yo, no se decidía nadie y he decidido hacer la apuesta, que ha salido bien. Era el momento de arrancar porque Ismael Esteban, que está muy fuerte, se iba. He vuelto a sacar unos metros con él en la arena y desde ahí sólo había una premisa: al cien por cien hasta meta“.

161202_02_530x272

Sobre el trazado ‘pre-Nacional’, Larrinaga lo definía como “más exigente de lo que pensábamos, sobre todo el tramo de arena. Es bastante plano y se va casi siempre en grupo, pero si sigues apretando tras un ataque en la arena se puede endurecer, y hoy se han visto incluso más diferencias que en circuitos con desniveles como Igorre. En la zona de bosque no creo que el día 10 se haga barro si llueve, aunque por boxes y tras la meta las campas sí se harían resbaladizas. En general es un circuito en el que influyen muchos factores: no tener mala suerte, saber ir siempre a tope, evitar esos pequeños errores que te hacen perder 5-10″ que acaban marcando mucho si no vas en el grupo… Hay que tener un poco de fortuna“.

Vamos dando pasitos en la preparación”, sostenía el alavés, que se cita mañana en Ormaiztegi (13h) con un circuito donde se ha impuesto en siete ocasiones. “La preparación para la carrera más importante del año va por buen camino, pero aquí no te puedes relajar. La gente llega en su mejor momento y tanto mañana como el día 10 serán pruebas muy complicadas. De momento mañana salimos con ganas de plantear batalla e intentar ganar. Ormaiztegi por tradición se me da bien, pero siempre hay que tener cuidado con la recuperación y guardar la calma”.