36º puesto en la quinta manga de Copa del Mundo, a 5’56” de Mathieu Van der Poel, tras una mala salida y un costoso problema mecánico que lastraron sus opciones de progresión

Aunque el nivel físico se mantiene correcto a estas alturas de campaña, la fortuna continúa sin acompañar a Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) en sus apariciones navideñas por Bélgica. El alavés hubo de conformarse con la 36ª plaza en Zolder, quinta prueba de la Copa del Mundo UCI de ciclocross, tras un percance mecánico que le hizo pasar 62º, sexto por la cola, después de dos vueltas.

No he salido bien, he tenido problemas en las primeras curvas y para progresar en el tramo inicial y además en esa segunda vuelta he tenido un problema mecánico que me ha obligado a parar y quedarme muy atrás. El ritmo después ha sido bastante bueno, en la línea de estas mismas Copas del Mundo el año pasado o como fui el domingo en Namur, pero ya estaba muy atrás y la sensación que queda es que las cosas siguen sin querer salir. No hay excusa, en cualquier caso, y debemos seguir dando la cara y demostrar con hechos que estamos para el resultado que venimos anunciando otras veces”. 

Al concluir la prueba, Larri iniciaba otra carrera: la de completar con éxito su traslado hasta el ciclocross de Legazpi (domingo, 13.10h, SenderosRojos.com). A las 21h, el de Ametzaga tomará un vuelo en dirección Madrid, donde aterrizará cerca de medianoche para cubrir después por carretera los 400 km que le separan de la localidad guipuzcoana, donde tendrá lugar el Campeonato de Euskadi. “Es Copa del Mundo y no tienes opción de pensar en reservar algo para el día siguiente. Dejaremos en carrera lo que tengamos, para honrar el Campeonato y para quitarnos el mal sabor de boca de estas salidas internacionales”, concluye.