Dureza, técnica y un trazado resbaladizo dejan fuera en esta ocasión al alavés del MMR CX Team del top-30 en Copa del Mundo, preludio del debut vasco

Lars Van der Haar (Giant-Alpecin) dominó en casa una segunda cita de Copa del Mundo, el Cauberg Cyclo-Cross de Valkenburg, que no termina de dársele bien a Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) en sus tres ediciones disputadas. 36º en 2013 y cinco puestos por encima el año pasado, el tetracampeón de España concluyó hoy 33º, a 5’48” del neerlandés sin ser doblado, sobre un circuito duro y técnico como de costumbre, aunque sin lluvias en las horas previas.

“Sin buscar excusas, creo que este circuito no me va bien. También es cierto que hoy no he acabado de coger el punto que quería: en las tres últimas vueltas sí he alcanzado un ritmo aceptable, pero creo que he pagado un poco la salida, donde al contrario que otras veces no he cedido terreno, he llevado un ritmo alto y eso siempre influye cuando tienes que coger aire en la parte central de la carrera. Para nosotros, que no haya llovido más en el fin de semana ha sido bueno, pero seguía siendo un terreno súper técnico, en el que me noto que voy mejorando pero donde hoy precisamente no me he encontrado como me gustaría. De todas formas, entrar en el top-30 en Copa del Mundo es dificilísimo y más en cada año que pasa”. 

“Esta carrera nos debe servir para ser conscientes de que no hay que relajarse: sí, estamos mejor que otros años, pero hay que seguir trabajando fuerte y queda mucho. Ahora toca regresar a casa, reflexionar y preparar con ganas el debut en Euskadi: creo que, al margen de Abadiño el sábado, donde ya veremos quién corre exactamente, Karrantza, siendo un circuito tan particular y con todos presentes, será muy abierto. Aitor Hernández ha dominado las pruebas burgalesas; los sub23 Kevin Suárez y Felipe Orts han brillado tanto hoy en Valkenburg como en Ronse el cántabro; Ismael Esteban parece estar más fuerte que en el pasado… será muy interesante”.