Un incidente con un tubular nada más iniciar la primera ronda del Bpost Bank Trofee lastra al tetracampeón de España, al que las sensaciones satisficieron

Una 23ª plaza, a 4’06” de Wout van Aert, era el bagaje de Javier Ruiz de Larrinaga (MMR CX Team) en su primera cita del año en Europa, el GP Mario de Clercq (Bpost Bank Trofee) en Ronse, sobre terreno seco aunque resbaladizo por la humedad restante de los días previos y donde el alavés y sus rivales hubieron de ofrecer equilibrio y fuerza por partes iguales en un recorrido de grandes desniveles.

Ha sido muy mala fortuna esa primera vuelta con el pinchazo, que me ha pillado en medio de los dos pasos por boxes y me ha obligado a ir a pie hasta el control, último y descolgado, justo entre la primera vuelta y la segunda. Creo que habré perdido más de 50” en esa salida -condicionado también por salir atrás del todo, ya que no faltaba nadie de los importantes-, pero aun así, la recuperación ha sido bastante buena y he rodado más o menos con gente de mi talla. He ido a tope sin pensar que podía acabar la carrera, dado el retraso, y al final llegar a cuatro minutos, con lo perdido, es medianamente satisfactorio”.

Sigo pensando que las piernas son algo mejores que otros años a estas alturas, aunque por desgracia hoy no se ha podido demostrar tanto como me habría gustado. Vienen ahora algunos días de descanso para pensar en Ardooie, un circuito distinto, más llano y en el que mucha gente estará pensando en la Copa del Mundo de Valkenburg, gran objetivo de nuestra gira, donde volveremos a correr los tres -Aida Nuño finalizaba hoy 11ª en féminas; Jokin Alberdi, renqueante por enfermedad en los días previos, acabó 30º en junior- con ganas de dar una buena imagen”.